Homo gilipollensis.pdf

Homo gilipollensis PDF

Manuel Angel Aparicio Burgos

El hombre funciona como un virus más de la naturaleza. En su pasada por la Tierra se ha convertdo en una sinrazón de vida, un sinsentido para él y para los demás, y una ilusión para el futuro próximo lejano de la llamada civilización, que al final se convertirá en olvido cósmico. Mientras estuvo presente en el suelo, no tuvo piedad de sus congéneres, los encadenó, los explotó, los sacrificó: el único objetivo era despistarle con ideologías, para esclavizarle y chuparle hasta el último vapor de su sudor. El hombre se sometía placentero y despreocupado. Para analizar ese animal gilipollensis, hay que salirse fuera de la Tiera y de uno mismo, volar muy alto y observar la forma de actuar de los que dominan y la intranscendente postura personal para librarse de la alineación a la que es sometido por quienes obiernan, dominan y manejan su existencia, convirtiéndolo en animal de producción y consumo. Pero se cree algo, importante, gilipollas al fin de cuentas.

"Homo hispanicus gilipollensis" Escucho a Maradona defender a Messi y decir que con Argentina no puede jugar igual que con el Barcelona ya que no tiene a su lado a Xavi, Iniesta ni Piqué. Que el Barça era un equipo que daba hasta un poco de risa y que a Valdés le entraban todas (?) pero que el Pep los ha hecho a todos buenos. ¿Quieres leer un libro de Homo gilipollensis? ¿Hacerlo en línea? Libre? Estás en el camino correcto! El sitio de WWW.CONVITEGOURMET.MX te da esta oportunidad. En nuestro sitio encontrará el PDF de Homo gilipollensis y otros libros del autor Manuel Angel Aparicio Burgos.

2.41 MB Tamaño del archivo
9788483747919 ISBN
Gratis PRECIO
Homo gilipollensis.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.manolofabregas.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Y para ello, nada mejor que dotar a cada «homo gilipollensis» de una pareja, que será la encargada de realizar estos trabajos y, al mismo tiempo, conseguir que en cada pareja en la que va un gilipollas, haya uno, por lo menos, que lleve la inteligencia de serie: el teléfono inteligente, que se convierte en el icono de esta época 4G. ‘Hongria ja és oficialment una dictadura. Des d’avui i dins la Unió Europea.’ Aquest missatge d’un amic hongarès, desesperat, em va arribar ahir a la vesprada, quan el parlament havia aprovat una resolució que donava al primer ministre, Viktor Orbán, poders pràcticament totals per a governar per decret. Orbán serà l’únic que podrà decidir quan … Continue reading El virus

avatar
Mattio Mazios

Resumen y sinópsis de Homo Gilipollensis de Manuel Aparicio. El hombre funciona como un virus más de la naturaleza. En su pasada por la Tierra se ha ...

avatar
Noe Schulzzo

Cuando el último orangután perezca, sus primos los homo sapiens, habrán completado la inevitable evolución a homo gilipollensis. Hace falta ser gilipollas para cargarse la propia casa y arrasar la biosfera que aporta calidad de oxígeno y diversidad.

avatar
Jason Statham

Si dentro de cien mil años siguen empleando los mismos criterios, cuando descubran nuestros fósiles definirán unas 400 especies distintas. "¡Mira, éste es exactamente igual que todos los demás pero tiene el mentón ligerísimamente más marcado! Lo llamaremos Homo Gilipollensis". Cuando descubran fósiles de pigmeos, jugadores de la NBA o Cuando el último orangután perezca, sus primos los homo sapiens, habrán completado la inevitable evolución a homo gilipollensis. Hace falta ser gilipollas para cargarse la propia casa y arrasar la biosfera que aporta calidad de oxígeno y diversidad.

avatar
Jessica Kolhmann

¡¡¡ Tuturu, tutu, manda carallo !!! Y yo sin saberlo. Corre, Carmela que chove, de tanto pensar no me di cuenta donde estaba y el mar me lo recordó. Como alma que lleva el diablo, hay que ver como corria roca arriba; se nos acaba el tiempo y mayormente lo que hacemos el Homo gilipollensis , es perderlo.