El ama : memorias de una dominadora.pdf

El ama : memorias de una dominadora PDF

Annick Foucalt

Como bien saben los seguidores de la colección La sonrisa vertical, que pronto llegará a su título número cien bajo la dirección de Luis G. Berlanga, no es la primera vez, ni será sin duda la última, que abordemos el tema del sadomasoquismo. Pero nunca hasta ahora habíamos encontrado —y difícilmente lo hagamos en el futuro— un testimonio actual tan turbador y conmovedor a la vez como estas memorias de un ama célebre que ahora presentamos.   Porque Annick Foucault no es otra que la propia Françoise Maîtresse, nombre bajo el cual se ha dado a conocer no sólo en París, donde ejerce, sino también en los ambientes «especializados» de toda Europa e incluso Estados Unidos. Dominadora en sus múltiples servicios, domina con igual destreza los servicios mediáticos, ya que emplea el Minitel para establecer sus contactos y el ordenador para sus encuentros con quienes exponen en vídeo sus propias particulares apetencias.   Pero lo más curioso y, sobre todo, lo más novedoso de este libro no radica sólo en esta actualísima imagen de una humanidad atormentada por el deseo, sentada ante un ordenador para proyectar en su pantalla los propios impulsos incontenibles. Está también en las detalladas secuencias de los encuentros personales, en la minuciosa descripción de la parafernalia necesaria para alimentar todas las fantasías y, en particular, en la reflexión que Annick-Françoise hace de sus experiencias, no sólo acerca de sí misma, de sus propios gustos, sino de aquellos que acuden a ella en busca... del dolor libremente recibido, en ese punto en que la compasión pasa a ser crueldad, el deseo de castidad es lo obsceno, y los emblemas de Sade se mezclan a los de Sacher-Masoch..

libro el ama memorias de una dominadora dicese es la historia casi la autobiografia de una mujer que va descubriendo su sadomasoquismo a medida que se descubre a si mismo entrega gratuita zona villa devoto,villa urquiza,villa pueyrredon

6.55 MB Tamaño del archivo
9788472237872 ISBN
Gratis PRECIO
El ama : memorias de una dominadora.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.manolofabregas.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

EL AMA : MEMORIAS DE UNA DOMINADORA de FOUCAULT, ANNICK y una gran selección de libros, arte y artículos de colección disponible en Iberlibro.com .

avatar
Mattio Mazios

Oración a Santa Marta Dominadora “Oh! Santa Marta poderosa, amada y respetada virgen de la serpiente, tú que sálvate a un niño de la muy segura muerte, ya que está envuelto por una serpiente y al cual Dios a través de ti salvo, tú le concediste al niño, por medio de toque de clarín o silbato la salvación de su inocencia, salvando su vida.

avatar
Noe Schulzzo

Rasta Acababa yo de descubrir mi «teatro». Había encontrado un sótano fantástico, donde realmente iba a poder «actuar». Convoqué a un puñado de esclavos. Necesitaba ayuda. Hasta entonces los había recibido en un cuartito, situado en una planta baja, que me había prestado uno de ellos. Era una antigua garita de portera con salida…

avatar
Jason Statham

Name: El Ama. Memorias De Una Dominadora (+18).pdf; Size: 1.36 MB; Created: 2020-08-10 17:36:42; Last Download: 0000-00-00 00:00:00; Download

avatar
Jessica Kolhmann

Memorias de un librero pornógrafo. Armand Coppens. 71. ... Querido Shera- Zaide. El Djanina. 99. El ama. Memorias de una dominadora. Annick Foucault. 100. vaba atrayente y dominadora expresión, pero la boca era más triste y el desen- canto amortiguaba el brillo de los ojos; sus trajes ricos, deslucidos y anticuados,.